Saltar al contenido
Duendes

Duendes. Hadas. Elfos. Gnomos

Bienvenido al blog de duendes, hadas, elfos y gnomos. Aquí encontrarás la información más completa de estos seres mágicos

Lo más interesante de los seres humanos es nuestra capacidad de crear mundos fantásticos para explicar lo inexplicable. Pocos creerían que después de tantos siglos, las palabras serían capaces de crear criaturas tan distintas y complejas como las hadas, elfos, gnomos, duendes, goblins, sirenas, duendes mágicos y demás seres fantásticos.

No sólo hablamos de dioses y titanes. No, nuestra conexión con la naturaleza nos llevó a conocer a los elementales, seres espirituales con habilidades que van más allá de la imaginación. A partir de ahí surgieron los mitos que ya todos conocemos. Sólo basta con ver cuántos elementales hay

ElementoElementalesEvocación
AireSílfides, Silfos, Sylvestris, ElfosPrimavera
FuegoSalamandras, Dragones, Vulcanos, Djinns, FénixVerano
AguaOndinas, Nereidas, Ninfas, Sirenas, TritonesOtoño
TierraGnomos, Duendes, Hadas, Gremlins, Goblins, Dríadas, Trasgos, Trolls, Orcos, Faunos o SátirosInvierno

Parecen ser muchas criaturas elementales, ¿verdad? No te preocupes, ¡aquí conoceremos las más importantes!

Ya sea desde mundos lejanos donde las hadas son espíritus de la naturaleza o simplemente a través de anécdotas mundanas como las historias de gnomos cuidando los jardines, historias de duendes reales o hadas madrinas se trata de historias que han superado el paso del tiempo y se han convertido en una mitología que de mito tiene poco.

Por ejemplo, la leyenda de los elfos tiene un origen tan rico y extenso como las actuales historias de fantasía. Son seres mágicos, hermosos y cercanos a los dioses gracias a su conexión espiritual con la naturaleza, parecidos a los humanos y muy diferentes al mismo tiempo. En algunos lugares son cococidos como elfos mágicos. Lo mismo sucede con los duendes y gnomos; sus interpretaciones, tan variadas como válidas, son un tema que merece nuestra atención.

Por ello, a continuación nos adentraremos un poco en todo lo que este mundo tiene por ofrecer. Desde sus orígenes en el folklore antiguo, hasta sus interpretaciones en la actualidad; donde lo fantástico y lo real se unen. Vamos a descubrir un poco más de estos seres que tanto han fascinado a la humanidad desde tiempos inmemorables: duendes,hadas,elfos y gnomos.¿Quieres saber más sobre el tema? ¡Entonces comencemos!

El origen de todo: un cruce de caminos en la mitología

Las historias de criaturas fantásticas existen desde el inicio de la humanidad y los mayores exponentes de esto son las mitologías.

Para muchos la palabra mitología significa dioses, titanes y gigantes, peleas entre deidades que van más allá de la imaginación. Aunque lo cierto es que es mucho más que eso. La mitología es la representación de los mitos, aquellas historias fabulosas que encarnan de forma simbólica todo lo que en su tiempo era imposible de explicar. Es aquí donde los duendes, duendes mágicos, duendes de la casas, elfos, elfos reales, hadas, hadas madrinas, gnomos del bosque y gnomos de jardín entran en escena.

“La mitología no es una mentira, la mitología es poesía, es metafórica. Se ha dicho bien que la mitología es la penúltima verdad, penúltima porque lo último no puede ser puesto en palabras. Está más allá de las palabras. La mitología lanza la mente más allá de ese borde, hacia lo que puede ser conocido pero no dicho”

― Joseph Campbell.

Si analizamos la mitología durante el periodo bizantino y la edad media descubriremos que las hadas, duendes, gnomos y elfos son recuerdos históricos de nuestro contacto grecorromano con el norte de Europa. Sobre todo con los mitos germanos, escandinavos, nórdicos y celtas.

De hecho, la mitología celta y nórdica son las más importantes. Estas fueron capaces de crear seres que habitaban entre lo fantástico y lo real. Ya no se trataba sólo de grandes dioses imponentes, sino de criaturas misteriosas que vivían una realidad paralela a la nuestra.

Lo más curioso de estos mitos es que nunca desaparecieron completamente. La tradición popular continuó relatando leyendas que eran transmitidas de boca en boca a través de generaciones; perdurando y convirtiéndose en lo que son hoy en día. En estas tradiciones también aparecen muy ligados a estos seres especialmente a los duendes y elfos el trébol de 4 hojas, también conocido como trébol de la suerte o trébol de la buena suerte, especialmente los duendes irlandeses.

Esto se puede apreciar sobre todo en el norte de Europa, en países como Irlanda, donde la presencia fantástica de seres como los gnomos, duendes y hadas es algo que se puede sentir día a día. No es inusual caminar por las calles de Dublín y encontrar jardines de duendes o escuchar a los habitantes hablando de las hadas de Benbulbin.

La literatura moderna también aportó su grano de arena. No fue hasta que Shakespeare introdujo las hadas en su obra ‘Sueño de una Noche de Verano’ que las hadas comenzaron a obtener una percepción más actual.

Lo mismo sucedió con los elfos y duendes gracias a llegada de Tolkien con su obra maestra ‘El Señor de los Anillos’, creando así un sistema mágico tan complejo que cambió las reglas del juego para siempre.

Duendes: pequeños espíritus traviesos

Duendes magicos

Una vez más la mitología celta nos sigue maravillando con sus criaturas fantásticas. Esta vez hablamos de seres con forma humana, pero cortos y robustos, conectados con la naturaleza y con afinidad con el elemento tierra. Popularmente se conocen a los duendes mágicos, duendes malos, duendes feos, duendes de la suerte, duendes de jardín, duendes del bosque y un sinfin más de nombres con los que estos pequeños seres están presentes en la cultura popular.

Los duendes son uno de los elementales de tierra más importantes. No hay que olvidar que los elementales son espíritus relacionados con la naturaleza y son más poderosos de lo que piensas. En este caso, los elementales de tierra disfrutan de los bosques, minas, metales y demás.

‘’Todos sabían que uno no debería probar la fruta ofrecida por duendes en los bosques, incluso si hace cinco minutos creías que esas historias eran, bueno tú sabes, sólo historias’’

― Molly Ringle, Los duendes de Bellwater.

Los duendes mágicos son considerados seres traviesos, pero inofensivos, que disfrutan de esconder las cosas y asustar a los niños. Siempre han sentido curiosidad por las vidas humanas, así que muchas veces habitan las casas; aunque se dice que sólo los niños pueden verlos. En Irlanda es muy normal ver ofrendas en las casas para evitar la molestia de los duendes.

Hablando de Irlanda… ¿Te suena familiar la imagen de un trébol de 4 hojas, verdad? Seguro que sí. El trébol de cuatro hojas siempre ha sido asociado a la buena suerte incluso también se le denomina el trébol de la suerte.

Todo esto es gracias al folklore irlandés. En años recientes han sido retratados según su cultura como seres de corta estatura, que visten de abrigo verde, sombrero de copa y se encuentran al final del arcoíris guardando una olla de oro. ¡Sin duda un símbolo de buena suerte y fortuna!

Los duendes muchas veces suelen ser asociados con los goblins debido a su afinidad con el elemento tierra. Aunque con el paso de los años los goblins han ido adquiriendo sus propias características, como la piel verde y colmillos, siendo más un monstruo demoníaco que un espíritu elemental.

En lo que se refiere a representación moderna, una vez más fue Tolkien quién revolucionó el concepto de duendes mágicos con su obra ‘El Señor de los Anillos’, donde los describe como personas sabias y angelicales. Nadie puede negar que después del éxito de la novela se convirtieron en un personaje típico de todas las obras de fantasía moderna.

Es muy curioso como en la antigüedad se tenía la firme creencia de que en las casa habían seres fantásticos haciendo travesuras. Incluso de ahí viene la palabra duende. Según la etimología, el término ‘duende’ proviene de la unión del término en castellano antiguo ‘duen de’ que quería decir literalmente ‘dueño de’ y en este caso del lugar donde vive.

Hadas: tan mágicas como interesantes

hada madrina

Las hadas son unas de los mayores representantes de la fantasía. Al momento de hablar de ellas usualmente tenemos una misma imagen: pequeños seres traviesos con alas que hacen magia con varitas. Pero te sorprenderás de descubrir que el término es mucho más amplio de lo que podrías imaginar. Siendo las más populares y conocidas por la literatura universal el hada madrina de Cenicienta y Campanilla el hada de Peter Pan.

Hada en ingles se conoce como fairy. La etimología de la palabra ‘fairy’ proviene de ‘faerie’, que deriva de la palabra latina para encantamiento, ¡y vaya que las hadas tienen encanto! siempre ha existido una atracción natural por estas misteriosas criaturas capaces de hacer cosas increíbles.

Pero primero, ¿qué es un hada? Pues depende de la época. Hoy en día las hadas son consideradas criaturas fantásticas, sutiles y bondadosas que hacen maravillas con sus poderes mágicos, de ahí las historias de hadas madrinas.

Si indagamos en su origen descubriremos que en su lugar, son más como fantasmas, espíritus de los muertos, o incluso ángeles caídos, ni lo suficientemente malos para el infierno ni lo suficientemente buenos para el cielo.

¡Márchate, oh niño humano!

A las aguas y lo silvestre

con un hada, de la mano,

pues hay en el mundo más llanto del que puedes entender

William Butler Yeats, ‘The Stolen Child’

En forma general se podría decir que las hadas son seres sobrenaturales, que se pueden describir mejor con la palabra griega – daimon, que significa “espíritu”. No son divinidades en el sentido habitual de la palabra, ¡pero tampoco te equivoques pensando que son simples mortales! Son mucho más que eso, son seres con dotes adivinos.

La mitología celta fue quien les dio un nombre y un origen claro, se les considera una raza por derecho propio, con sus propias costumbres y cultura, y se sabe que son bastante caprichosas, ¡por eso en Irlanda nadie quiere meterse con ellas!

Tipos de hadas: ¿cuántas hay?

Lo más interesante es que nadie tiene por seguro si las hadas son buenas o malas. En el folklore escocés, existen dos tipos de hadas:

  • Las de la Corte Seelie
  • Las de la Corte Unseelie

Las de la Corte Seelie disfrutaban jugando bromas generalmente inofensivas a los humanos, mientras que las de la Corte Unseelie a menudo traían daño a los humanos para entretenerse.

Asimismo, entre los distintos tipos de hadas podemos encontrar a las pixies, ninfas, dríadas, duendes, trolls e incluso elfos. Todo depende del folklore desde el cual se mire.

Pero lo cierto es que su origen más conocido proviene del mito de Tuatha Dé Danann, los antiguos habitantes de Irlanda que supuestamente tenían increíbles dones mágicos. Eran considerados dioses y hay montones de historias de ellos dentro de la mitología irlandesa.

Elfos: misteriosos sabios del bosque

elfos y duendes

Probablemente los conozcas por Tolkien, pero te sorprenderás al saber que los elfos son mucho más antiguos de lo que piensas. Desde la mitología nórdica hasta la literatura fantástica. Los elfos son criaturas misteriosas y poderosas que van más allá de la imaginación.

¿Qué son los elfos? Pues es difícil de responder. En forma general se podría decir que son una raza de seres míticos, deidades menores incluso. No son exactamente dioses, pero poseen poderes que los hacen poderosos e incluso peligrosos. A pesar de sus orígenes y raíces nórdicas, también pueden ser comparados con las hadas y otros seres de la cultura Celta.

Un elfo puede ser considerado como una deidad romana del hogar, al igual que Penates y Lares, puesto que la gente les rezaba para proteger el hogar.

‘’Los elfos no cuentan historias a la manera de los hombres pero, sobre todo, no se las inventan. Los elfos saben alabar la belleza del mundo, pero no saben jugar con la realidad. Viven en un mundo espléndido, eterno y estático’’

― Muriel Barbery, La vida de los Elfos.

Generalmente son representados como sabios, seres de belleza sobre humana que viven durante siglos. Aunque algunos otros asocian los asocian con pequeñas criaturas del bosque. Todo depende de la mitología desde donde se observe. Aunque se puede decir que existen dos tipos de elfos a nivel general:

  • Pequeños espíritus de la naturaleza afiliados a las hadas. Estos son los tipos de elfos que se encuentran generalmente en la mitología celta.
  • Una raza mágica de tamaño humano, sabios y hermosos, que ocasionalmente interactúan con las personas. Estos son los tipos de elfos que generalmente se encuentran en la mitología nórdica.

¿Te llama la atención? Lo más interesante de todo es que si bien los elfos vienen de la mitología nórdica, con el paso del tiempo empezaron a relacionarse con las hadas y los duendes en el folklore. Al punto de que en 1800 las hadas y los elfos se consideraban simplemente nombres diferentes para las mismas criaturas.

No fue hasta la llegada de la obra ‘El Señor de Los Anillos’ que las cosas empezaron a cambiar. Tolkien revolucionó el concepto de elfos con sus novelas y actualmente gracias a él son considerados un grupo aparte del resto de las criaturas de la corte de las hadas.

Gnomos: los eternos guardianes del jardín

enano del jardín

¿Quién no conoce los gnomos de jardín? Seres pequeños de piedra que cuidan los jardines con su aspecto rechoncho y sonrisa feliz. Todos hemos visto uno al menos una vez, ¡y es que su historia es más antigua de lo que piensas!

Los gnomos son unas criaturas antiguas del folklore europeo. Están representados en los tiempos medievales como criaturas pequeñas, un poco jorobadas, que se asemejan a un anciano. Según la leyenda, Gob, el rey de la raza gnomo, gobernó con una espada mágica y se dice que influyó en el temperamento melancólico del hombre.

Al igual que los duendes y goblins, son considerados elementales de tierra. Según el folklore europeo estos viven en el subsuelo, trabajando en minas, custodiando tesoros subterráneos y cuidando piedras preciosas. Incluso se cree que se cree que su nombre deriva de una palabra latina para ‘habitante de la tierra’

De ahí viene la costumbre de usar un gnomo en el jardín. En el siglo XIX se pensaba que los gnomos proporcionaban protección, especialmente a los tesoros y minerales enterrados en el suelo. Todavía hoy se utilizan para vigilar los cultivos y plantas, a menudo escondidos en las vigas de un granero o colocados en el jardín.

A diferencia de las otras criaturas de esta lista, los gnomos encuentran su origen en la teoría alquímica, siendo representados por el alquimista Paracelsus como elementales. Aunque también se han encontrado indicios de gnomos en el folklore de muchos países diferentes.

Ahora, ¿los gnomos son buenos o malos? Pues no hay respuesta, los gnomos simplemente son gnomos. Se dice que se mueven tan fácilmente a través de la tierra como los humanos caminan sobre ella, ¡y que los rayos del sol los convierten en piedra! Son increíblemente fuertes y rápidos, e incluso poseen habilidades especiales sobre la tierra.

¿Cuál es la diferencia entre duendes, hadas, elfos, y gnomos?

Seguramente te habrás dado cuenta de que todas estas criaturas tienen un cierto parecido. La mayoría son seres elementales con una conexión especial con la naturaleza; siendo espíritus fantásticos que viven entre lo mortal y lo divino.

Según el folklore antiguo europeo, podríamos considerar a los elfos, duendes, dríadas, ninfas, y los gnomos como especies de hadas, ¡Incluso a los goblins! debido a que todos son criaturas místicas que viven en paralelo con el ser humano.

Aun así, no es difícil notar que cada uno es especial a su manera.

Por ejemplo, si en la actualidad hablamos de hadas mágicas todo cambia. En los últimos siglos las hadas son descritas como mujeres pequeñas capaces de volar gracias a sus alas, pueden manipular la naturaleza y poseen ciertos dones para la adivinación. Muchas veces son representadas con un carácter explosivo.

Existen ciertas diferencias entre cada especie fantástica, algunas más notables que otras. Por ahora veamos algunas de las diferencias más sencillas:

Elfos y hadas

La diferencia entre hadas y elfos depende del punto de vista. Según Tolkien, los elfos y las hadas provienen de la misma fuente natural. Pero de forma general se puede decir que los elfos reales son criaturas del bosque, demasiado elegantes y sabios para los humanos, a pesar de su parecido físico.

Mientras que las hadas vienen en muchas formas y tamaños, aunque en general son pequeñas y traviesas, a veces buenas, a veces malvadas, a veces neutrales, pero en su mayoría caóticas. Sólo basta con ver a Campanilla el hada de Peter Pan para saber que es un hada neutral caótica.

Gnomos y duendes

A primera vista un duende y un gnomo pueden ser parecidos, puesto que ambos son espíritus protectores de la tierra, pero existen ciertas diferencias. Primero, la actitud de los duendes es muy distinta a la de los gnomos.

Los duendes de verdad son criaturas traviesas, aunque inofensivas, que disfrutan de gastar bromas y asustar a los niños. Mientras que los gnomos son espíritus tranquilos y pacíficos, que prefieren vivir alejados de los humanos y cuidar los cultivos de la tierra.

Elfos y duendes

La diferencia primordial entre ellos sería su tamaño. La mayoría de las leyendas describen a los elfos como seres con un altura parecida a los humanos, pero más hermosos y misteriosos. Mientras que los duendes son espíritus poco más grandes que un niño pequeño, esto debido a su asociación con las hadas.

Los elfos son retratados como criaturas intelectuales, siendo muchas veces vistos como los más sabios del bosque. A diferencia de los duendes, que son simples espíritus traviesos de la tierra.

Una constante universal dentro de la fantasía

Cuesta imaginar un mundo sin fantasía, especialmente sin criaturas mágicas. Dependiendo de cómo las veamos a veces son nuestros enemigos, o a veces nuestros aliados. Pero lo cierto es que en la mayoría de los casos son seres misteriosos, tan distantes como fascinantes.

De hecho, si eres una persona curiosa seguramente habrás notado que nuestra interpretación de los duendes, hadas, elfos, gnomos y demás criaturas mágicas es muy variada. No por nada estos seres han formado parte de distintas culturas a lo largo de los siglos.

Aun así, siempre existen ciertas constantes universales que se mantienen. Culturas que nunca se conocieron y que aun así comparten una misma interpretación. Estas constantes han convertido a las criaturas en seres muy interesantes, con un misticismo enigmático que ni siquiera los propios dioses griegos han logrado alcanzar.

¿Cómo las hadas, sin importar el mito, siempre están relacionadas con la naturaleza?¿Cómo los duendes del bosque, sin importar la cultura, son pequeños y traviesos? No importa el lugar. Al final descubrirás que todas son distintas visiones de una misma realidad.

Te sorprenderá saber que no todo está tan lejos como parece. Existen tantos mitos e historias como interpretaciones de las mismas. Todas tan diversas pero válidas de cierta forma. ¡Y aquí queremos estudiarlas todas!

Como podrás ver el mundo de las hadas es muy extenso y este articulo ha sido sólo la punta del iceberg. ¡Ahora toca seguir indagando! En duendes.online hemos preparado todo el contenido que necesitas para aprender más sobre los duendes, hadas, elfos y gnomos. Así que sé curioso y sobre todo, continua leyendo…