Saltar al contenido
Duendes

Duendes del Bosque

duendes feos
Duende del bosque

Los duendes del bosque son los más antiguos y los podemos encontrar en distintas interpretaciones del folclore. No es sorpresa saber que son los que muestran mayor conexión su elemento: la tierra. Se dice que son los responsables de cuidar y resguardar sus tesoros.

Están íntimamente ligados con al naturaleza y con su cuidado , como las hadas, en algunas culturas se cree que sin los guardianes de la naturaleza y los encargados de que se mantenga el equilibrio que debe haber en todo ecosistema.

Los duendes del bosque son diminutos, pero eso no significa que sus casas lo sean. Sus poblados son numerosos y se pueden encontrar a menudo en grandes setas, a pesar de que son difíciles de detectar debido a su pequeño tamaño.

A pesar de su nombre, a los elfos del bosque se pueden encontrar en casi toda la naturaleza: páramos, montes, grutas, e incluso ríos y arroyos. El alquimista Paracelso se refirió a ellos como espíritus elementales, y decía que tenían la facultad de moverse rápidamente por la tierra sin problemas.

Hacen sus casas entre los agujeros de las raíces de los árboles más grandes. Para entrar en calor se acurrucan unos con otros en las noches más frías de invierno. Se dice que cuando están alegres tienen un brillo especial en la cara.

Son ágiles y aprovechan muy bien su pequeño tamaño para moverse con rapidez. Se dice que tienen un carácter rebelde y a veces cambiante, dependiendo muchas veces del clima y de las estaciones. Aunque nunca pierden de vista su principal misión: la de cuidar su entorno y siempre ayudar a que la naturaleza no sufra.

Aparecen en muchos comics ya que son personajes que suelen caer bien a niños y adultos. También aparecen en series de dibujos animados y cuentros infantiles