Saltar al contenido
Duendes

Elfos de Luz

elfo de luz
Elfo de luz

La imagen actual de los elfos está directamente inspirada en los elfos de luz. Los elfos de luz eran seres luminosos, más hermosos que el sol y más sabios que cualquier humano. Vivían en la superficie, en el reino de Álfheimr, uno de los nueve mundos de la mitología nórdica.

Se dice que estos son más altos que los demás elfos, aunque en las leyendas nórdicas y germánicas los describen como un poco más bajos que los humanos y además como ya hemos mencionado en el artículo de Elfos se suelen mezclar a estos magníficos y bellos seres sobre todo con las hada. También en la mitología nórdica y germánica se dice que su hogar se encuentra en Alfheim, y que son gobernados y regentados por el rey Freir.

Ciertamente la línea entre elfos y otros seres espirituales es un poco borrosa, pero generalmente eran del tamaño de los humanos o un poco más altos, y se sabía que eran inmortales. La presencia de un elfo, especialmente una elfa, era hipnotizante debido a su belleza sobrehumana. En todas las tradiciones las elfas son seres bellísimos y con mucho poder, tanto o más que los elfos. Son la antítesis de los elfos de oscuridad.

Los elfos escandinavos

Los elfos de luz eran deidades menores de la naturaleza y la fertilidad. Eran conocidos por ser muy sabios. A menudo aportaban inspiración para el arte o la música. Estaban conectados con los dioses y eran etéreos como las hadas, viviendo en bosques cerca del cielo.

En cierto modo, los elfos de luz son un retrato del perfecto escandinavo: el cabello rubio, alto y espigado, la piel muy blanca, los ojos azules o verdes, la nariz fina y el estrecho vínculo con la naturaleza. Todos estos rasgos eran altamente apreciados por los nórdicos y por eso se cree que estos seres que se representan como semidioses. Por esta razón se cree que tienen que cumplir los estándares de belleza y de estilo de vida de los nórdicos.